Revista de CLADES
Numero 10
Noviembre 1996


Foto de Portada: Salta, Argentina P. Williams

El avance de la agricultura sostenible en América Latina David Kaimowitz
El Desarrollo Sustentable: Una Mirada Actualizada Andrés Yurjevic
La agronomía: sus desafíos y transformaciones en pos del desarroolo rural sustentable Marco Fernández Navarrete, Luis Peralta
Calidad y manejo del suelo Fred Magdoff
Aplicación del Enfoque Agroecológico en Sistemas Extensivos del Producción Santiago J. Sarandón y Ramiro Sarandón
Utilización del Tarwi como Abono Verde en el Programa de Chiroqasa del Norte de Potosí, Bolivia Julio Bengolea Ochoa
La exportación orgánica:Una alternativa para pequeños productores Cristián Valdivieso R.
Campesino a Campesino: Metodología de difusión de conocimientos Rubén Pasos
Desarrollo Sostenible: Ampliación del alcance del Debate Michael Redclift
Esquema para la Definición de Indicadores De Camino, R. y Muller, S.

A lo largo de su historia los seres humanos se han visto en la necesidad de artificializar los sistemas naturales para poder satisfacer sus necesidades de alimentos, fibras e insumos diversos.

Los países desarrollados, teniendo en consideración la dotación de factores productivos o stocks de capital existentes, han creado innovaciones tecnológicas para elevar la productividad del factor más escaso, para así hacer rentable los bienes agrícolas producidos.

Los países latinoamericanos, no han seguido dicha lógica, optando por absorber las innovaciones tecnológicas generadas en otras latitudes, sea por falta de capacidades institucionales y profesionales, o por falta de imaginación.

Esta situación se ha visto potenciada con la creación de un clima de opinión que niega todo valor al conocimiento tradicional, y que en el campo académico forma profesionales ajenos a las necesidades de los pequeños productores.

La urgencia de incorporar el objetivo de la sustentabilidad en el desarrollo rural y agrícola, obliga a definir una nueva estrategia para el desarrollo tecnológico.

Esta estrategia demanda no sólo una mayor eficiencia en el uso de los recursos naturales, sino también una mayor sensibilidad ambiental. Los recursos además de ser cada vez más escasos, configuran ecosistemas que cumplen funciones que trascienden la dimensión productiva. Estos sistemas naturales reciclan desechos, hacen posible la biodiversidad y regulan los ciclos del agua, entre muchos otros.

Por tanto, en la agricultura nos encontramos con la necesidad de contar con un conocimiento tecnológico, cuyo manejo permita regenerar y conservar los recursos naturales, al mismo tiempo que aumente las posibilidades de rentabilidad de la producción silvo-agropecuaria. Estas innovaciones tecnológicas deben ser particularmente útiles a la pequeña propiedad agrícola, cuyo actual nivel de deterioro compromete la existencia de la sociedad rural.

La integración de los mercados, ha complejizado aún más la tarea pendiente.

La experiencia agroecológica comienza a trazar un camino interesante en el diseño de sistemas agrícolas sustentables, el que responde a los requerimientos de una amplia gama de productores.

El conocimiento tecnológico campesino ha encontrado en el sector tecnológico-agroecológico un vehículo para continuar la evolución que la revolución verde le ha negado. Esta posibilidad se debe al interés de la agroecología de potenciar a la agricultura campesina y a su capacidad de aumentar su eficiencia al nutrirse de innovaciones hechas a nivel local, desarrolladas en diversas partes del mundo.

La apertura de los mercados así como la necesidad de superar la pobreza rural han impactado a la agroecología y sus innovaciones tecnológicas desde ángulos diferentes.

La lucha contra la pobreza rural ha motivado el diseño de sistemas productivos que, junto con mejorar la calidad de los stocks de recursos naturales, mejoran la productividad del sistema que los contiene, permitiendo que aumenten la calidad y cantidad del flujo de producción alcanzable.

La apertura de los mercados ha obligado a productores comerciales a internalizar las exigencias que éstos imponen, para seguir siendo competitivos. De hecho, las exigencias sobre tipos y grados de uso de agroquímicos específicos, ha motivado a loa productores a adecuar el manejo de sus sistemas productivos a las exigencias de la demanda actual y futura.

La sustitución progresiva de los agroinsumos más contaminantes, está demostrando una mayor conciencia ecológica, y generando una dinámica en favor de un manejo predial sistémico.

Si lo señalado continúa el proceso descrito, se estaría constituyendo un cuadro caracterizado por innovaciones tecnológicas de base agroecológica convergentes. Mientras una ha partido desde la agricultura campesina, la otra lo hace desde la de tipo comercial.

Cuidando de sacar conclusiones apresuradas, se puede decir que la brecha tecnológica que ha caracterizado a la agricultura, podría comenzar a cerrarse de modo que los beneficios que genere la inversión en tecnología para la agricultura comercial, pueda ser de utilidad para los pequeños productores.

Sin duda, que el esfuerzo que hagan los productores comerciales por crear un mercado par loa productos no contaminados, ayudará a que la agricultura campesina pueda ser considerada como fuente productora de riqueza en la cual vale la pena invertir.

 
Derechos Reservados a Clades © ® 2003 / 2004.
Desarrollo por: Marco A. Martínez Farias