Los Bioplaguicidas en la Agricultura Sostenible Cubana
J. Estrada y M. T. López - Instituto de Investigaciones Fundamentales de Agricultura Tropical Alejandro de Humboldt" (INIFAT), C. de la Habana
volver Nº 11-12

Los plaguicidas de síntesis química se están tornado ecológicamente inaceptables porque producen, en primer lugar, efectos adversos sobre los organismos benéficos y, en segundo lugar, desarrollan resistencia en insectos, hongos, bacterias y malezas, lo que conlleva a la aplicación de dosis cada vez más altas, con un mayor riesgo de intoxicación humana y también al aumento de la contaminación ambiental; por la razón, la agricultura en Latinoamérica ha de ir experimentando una conversación, según Altieri (1994), de convencional con altos insumos, a una agricultura de bajos insumos, donde los bioplaguicidas contribuyan a ese fin.

Por la razones anteriormente señaladas, la búsqueda de alternativas viables y seguras respecto a los plaguicidas convencionales, ha contribuido a que se incremente el interés por la producción y empleo de los medios biológicos obtenidos a partir de hongos entomopatógenos y antagonistas, bacterias; nemátodos entomógenos, entomófagos y extractos naturales de las plantas presentes en la flora nacional.

En la actualidad, la agricultura cubana está envuelta en un proceso de transformación, donde los principios de autosostenibilidad encuentra un espacio importante. En este contexto, la producción y aplicación de medios biológicos en el control de plagas y enfermedades de los cultivos de los ectoparásitos que afectan al sector pecuario, se ven estimulados. Asimismo, el desarrollo vertiginoso de la producción agrícola urbana, debido a la necesidad de suministrar alimentos frescos que contribuyan al balance dietético de la población, sin peligro de los efectos contaminantes no sólo al ambiente, sino también a la salud humana promueven el incremento de uso de los bioplaguicidas y las reducción empleadas como fertilizantes y plaguicidas.

Con el Manejo Integrado de Plagas (MIP) como política del Estado en 1982 y el establecimiento en 1988 del Programa Nacional de Producción de medios Biológicos (Pérez et al. 1995), se garantiza el uso de los bioplaguicidas dentro de la estrategia concebida por la producción agropecuaria cubana. Es te sentido, la situación por otras alternativas de bajo consumo genético y de carácter biológico permiten emplear los extensos variados recursos naturales, tanto de microorganismos y entomófagos como de la flora generadora de sustancias bioactivas, mediante los cuales se hace posible la producción de medios biológicos eficientes y efectivos en el mantenimiento de una agricultura rentable y sostenible.

Producción y aplicación de bioplaguicidas elaborados con microorganismos entomapatógenos

En la producción agrícola, incluyendo la urbana, se utilizan productos biológicos obtenidos en forma artesanal y semi-industrial para el control numerosas plagas y enfermedades en el marco de un Manejo Integrado de Plagas, donde se usan biopreparados que se encuentra al alcance de los productores, en sus dosis adecuadas como se observa en la tabla 1.

Por su uso práctico para el control de una amplia gama de insectos y ácaros, que constituyen plagas importantes de los cultivos económicos. Bacillus thuringiensis aparece como una de las alternativas principales de bioinsecticidas, pues, a modo de ejemplo, con la aplicación de varias cepas especializadas obtenidas por el Instituto de Investigaciones de Sanidad Vegetal (INISAV), es posible reducir sustancialmente la poblaciones de insecto lepidópteros, tales como el cogollero de tabaco Heliothis virescens (LBT-21), el falso medidor de los pastos Mocis latipes (LBT-21 y LBT-24), la primavera de la yuca Erynnis ello (LBT-24), la polilla de la col Plutella xyllostela (LBT-21) y de ácaros fitoparásitos, entre ellos el ácaro blanco Polyphagotarsonemus latus, el ácaro del moho Phyllocoptruta oleivora y la araña roja Tetranichus tumidus con la cepa LBT-13 (Fernández, 1995).

Por otra parte, el uso de los hongos entomapatógenos Beauveria bassiana y Metarhizium anisopliae aparecen como importantes alternativas para combatir otro grupo de especies de insectos dañinos, entre lo que se destacan el picudo negro del plátano Cosmopolites sordidus, el tetuán del boniato Cylas formicarius, el picudito acuático del arroz Lissorhoptrus brevirostris y el picudo verde azul de los cítricos Pachnaeus litus.

Otra posibilidad de reducir incidencias de las plagas de insectos se encuentra con el uso de los hongos Verticillium lecanii y Paecilomyces fumasoroseus para el control de moscas blanca Bemisia tabaci en diferentes cultivos, así como el hongo Nomurea rileyi y el virus de la poliedrosis nuclear para combatir el cogollero de maíz Spodoptera frugiperda.

De igual forma, también se ha demostrado mediante su uso práctico en la producción hortícola incluyendo los sistemas organopónicos y en el cultivo del tabaco, la conveniencia de emplear los hongos antagonistas Trichoderma viride y Trichoderma harzianum para el control de la enfermedades causadas por Phytophtora parasítica, Phytophtora infestans, Rhizoctonia solani y otras.

Producción y uso de entomófagos para el combate de plagas agrícola

La riqueza en la entomofauna beneficio presente en Cuba, permite hacer un uso selectivo y racional de varias especies de entomófagos, que son importantes organismos bioreguladores de insectos que constituyen plagas en los cultivos económicos. La utilización de dichos entomófagos data ya desde la primera mitad del presente siglo, donde se utilizó la mosca Lixophaga diatraeae saccharalis; también se estableció con una alta efectividad el uso de la avispita parásita Eretmocerus serius como control biológico de la mosca prieta de los cítricos Aleurocanthus woglumi, importante plaga de este cultivo, según indica Bruner, et al. (1945).

Tabla 1
Entomopatógenos y antagonistas para el control de plagas agrícolas

Cultivo Plago o enfermedad Medio biológico Dosis
Tabaco   Heliothis virescens B. Thuringiensis (LBT-21) 5-10 litros/há
Phytophtore parasitica Trichoderma víride 40 litros/há
Plátano       Cosmopolites sordidus   M. Anisopliae (LBN-11) 5-10 kg/há
B. Bassiana (LBB-1) 1 kg/há
Tetranichus tumidus B. Thuringiensis (LBT-13) 5-10 litros/há
Meloidogyne incognita P. Lilacinus (LBP-11) 10-50 g/planta
Camote   Cylas formicarius B. Bassiana (LBB-1) 1 kg/há
Spodoptera frugiperda B. Thuringiensis (LBT-24) 4-5 litros/há
Arroz   Lissorhoptrus brevirostris   M. Anisopliae 5-10 kg/há
B. Bassiana (LBB-1) 1 kg/há
Cítricos     Pachnaeus litus M. Anisopliae 5-10 kg/há
Phyllocoptruta oleivora   B. Thuringiensis (LBT-13) 20 litros/há
Hirsutella tompsoni C. Natural
Hortalizas     Bemisia tabaci   V. Lecanii 1 kg/há
P. Fumasorosues 1-5 kg/há
Ph. Capsici, R. Solani T. Harzianum (A-34) 40 litros/há
Pastos     Boophilus microplus V. Lecanii 1-3 kg/há
Mocis latipes   B. Thuringiensis (LBT-1) 1-2 litros/há
B. Thuringiensis (LBT-24) 4-5 litros/há
Maíz   Spodoptera frugiperda   P. Fumasorosues 1-5 kg/há
Nomurea rileyi 1-5 kg/há
Caña de azúcar Diatraea sacharalis B.bassiana (LBB-1) 1 kg/há
Yuca Erynis ello B.thuringiensis (LBT-24) 4-5 litros/há
Col Plutella xylostella B. Thuringiensis (LBT-21) 1-5 litros/há
Papa   Polyphagotarsonemus latus B. Thuringiensis (LBT-13) 3-5 libtros /há
Phytophtora infestana T. Harzianum (A-34) 40 litros/há

Conjuntamente con los dos elementos de control biológico ya indicados, el empleo de Trichogramna sp. como parte del Manejo Integrado de Plagas, constituye un arma fundamental para el combate del bórer de la caña Diatraea saccharalis, del falso medidor de los pastos Mocis latipes, del cogollero del tabaco Heliothis virescens, de la primavera de la yuca Erynnis ello y de muchos otros lepidópteros que atacan los cultivos hortícolas según se aprecia en la tabla 2. De igual forma se maneja de manera local las liberaciones de Telenomus sp. para el control de Spodoptera frugiperda así como las hormigas Tetramonium guia- neenis para combatir el picudo negro del plátano Cosmopolites sordidus y Pheidolemegacephala en la reducción de poblaciones del tetúan del boniato Cylas formicarius var. elegantulus (Pérez et al. 1995).

También se produjeron en los últimos años, el nemátodo entomógeno Heterorhabditis spp. que parásita larvas y pupas de S. frugiperda, C. formicarius y Atta insularis; el ácaro depredador Phyfosiulus macropolis, control biológico de Tetranichus tumidus y Polyphagotarsonemus latus, y Cicloneda sanguínea, control biológico de Toxoptera citricidus, vector de la tristeza de los cítricos.

Tabla 2
Entomófagos Empleados en el Control Biológico de Plagas Agrícolas


Cultivo
Plaga a Combatir
Regulador Biológico
Dosis
Caña de Azucar Diatraea sacharalis

Mocis latipes
Lixophaga diatraeae
Trichogramma sp.
Trichogramma sp.
50.000 ind./há
5000-30000 ind./há
5000-30000 ind./há
Plátano Cosmopolites sordidus

Tetranichus tumidus
Tetramonium guineensis

Phytoseiulus macrophilis
Colonización

1 Phy/20 T. tumidus
Camote Cylas formicarius Pheydole megacephala

Heterorhabditis spp
100 colonias/há

~2x106 larvas/m2
Yuca Erynnis ello Trichogramma sp. 5000-30000 ind./há
Maíz Spodoptera frugiperda Telenomus sp

Euplectrus platyhypenae

Chelonus insularis
3000-10000 ind./há

150-250 ind/há

150-200 ind/há
Hortaliza Lepidópteros Trichogramma sp. 5000-30000 ind./há
Pastos Boophilus microplus

Mocis latipes
Pheydole megacephala

Trichogramma sp.
50 colonias/há

5000-30000 ind./há
Cítricos Aleurocanthus woglumi

Pachnaeus litus
Eretmocerus serius

Heterorhabditis spp
control natural

~2x106 larvas/m2

Producción y empleo de producto naturales para el control de plagas agrícolas

Durante mucho tiempo, ha sido una práctica frecuente del campesinado cubano el uso de los extractos y polvos vegetales, elaborados a partir de diferentes partes de las plantas, como insecticidas botánicos en el control de plagas de insecto, ácaros y nemátodos que afectan a las plantas cultivadas y también a los granos almacenados.

Como parte de esta tradición en Cuba y, teniendo en cuenta el nivel de desarrollo alcanzado a nivel mundial durante los últimos treinta años en la producción y uso de bioinsecticidas de origen tánico, se intensifican en nuestro país para la obtención, validación y aplicación de este nuevo tipo de plaguicidas.

Con estos fines, muchas son las especies de la flora nativa y exótica que genera sustancias activas, con las cuales se pueden elaborar diferentes bioinsecticidas, tales son los casos de Nim (Azadirachta indica A. Juss), Paraíso (Melia azedarach L.), Tabaco (Nicotiana tabacum L.), Crisantemo (Chrysantenum cinense Sabine), Flor de Muerto (Tagestes erecta L.), Guirito espinoso (Solanum globiferum L.), Piñón Florido (Gliricidia sepium Jack), Barbesco (Thephrosia cinerea L. Pers), Añil cinarrón (Indigofera suffruticosa Mill) y el Anón (Annona squamosa L.) entre otras (Hernández y Estrada, 1994).

Para una aplicación en la producción, a partir de 1992 se comienzan a validar diferentes productos naturales derivados del Nim (Tabla 3), tales como el OleoNim 80 y OleoNim 50, los cuales en forma de aceites emulsionables que pueden utilizar en el control de plagas tan importantes como el Heliothis virescens, Plutella xylostella, Spodoptera frugiperda, Bemisia tabaco, Phyllocnistis citrella y Diaphania hyalinata; también los polvos para extractos acuosos CubaNim-T y CubaNim-SM, muy efectivos contra una amplia gama de insectos, ácaros y nemátodos y el extracto etanólico concentrado NeoMin 60 que se puede usar contra especies de lepidópteros y picudos como el Cylas formicarius (Estrada y López, 1996).

Tabla 3
Productos naturales para el combate de plagas agrícolas

Cultivo
Plagas a combatir
Prod, natural
Dosis
Tabaco     Heliothis virescens   OleoNim 80
OleoNim 50
CubaNim-T
Melitox 50
1,5 litros/há
3 litros/há
7 kg/há
9 litros/há
Col Plutella xylostella OleoNim 80 1,5 litros/há
Tomate     Helicoperva zea
Bemisia tabici
Keiferia licopersicella
OleoNim 80
CubaNim-SM
 
1,5 litros/há
6 kg/há
 
Melón Diaphania hyalinata OleoNim 80 1,5 litros/há
Maíz     Spodoptera frugiperda
Aphis maidis
 
CubaNim-T
OleoNim 80
CubaNim-SM
7 kg/há
1,5 litros/há
6 kg/há
Cebolla y ajo     Trips tabaci
Eryophes tulipae
 
CubaNim-T
OleoNim 80
Melitox 50
7 kg/há
1,5-3 litros/há
9 litros/há
Camote       Cylas formicarius elegantulus       CubaNim-SM
Melitox 50
NeoNim 80
  6 kg/há
9 litros/há
1-3 litros/há
Bija Selenothrips rubrocinctus Melitox 50 9 litros/há
Aguacate Selenothrips rubrocinctus Melitox 50 9 litros/há
Frijol           Bemisia tabici
Diabrotica balteata
       
OleoNim 80
Melitox 50
Tabaquina
CubaNim-SM
CubaNim-T
Paraíso-SM
1,5 libros/há
9 litros/há
1 kg/há
6 kg/há
7 kg/há
20 kg/há
Cítricos     Phyllocnistis cetrella
Phyllocoptruta oleivora
Pachnaeus litus
OleoNim 80
CubaNim-T
NeoNim 60
1,5 litros/há
7 kg/há
1-3 litros/há

Otro grupo de productos son la tabaquina que se aplica fundamentalmente contra áfidos y mosca blanca, el Melitox 50 (extracto etanólico concentrado) y el Paraíso - SM (semilla molinada), para combatir un grupo importantes de plagas de insectos con particular acción sobre los trips.

Por último, se recomienda el empleo del producto Solasol como extracto acuoso para el control de moluscos que atacan los viveros hortícolas y en la producción organopónica.

El uso racional de los plaguicidas botánicos, como parte del Manejo Integrado de Plagas, debe considera la compatibilidad existentes con los restantes medios biológicos, así pueden citarse resultados obtenidos por López y Estrada (1996), acerca de la relación positiva presente entre los extractos obtenidos a partir del Paraíso (Melia azedarach L.) y los hongos entomopatógenos B. bassiana, V. lecanii, P. lilacinus y P. tumasorosus. Además, se demostró la posibilidad de uso de manera combinada de estos hongos entomopatógenos y de la bacteria Azotobacter chroococcum, con los productos elaborados a base de Nim en su aplicación en la práctica agrícola y la incompatibilidad con respecto a la bacteria B. thuringiensis (cepa LBT-24) inhibiendo fuertemente el desarrollo de la misma (López et al. 1996), por lo que resulta conveniente tener en cuenta este comportamiento en el momento de establecer la estrategia para su uso.

Por otra parte, a modo de ilustrar lo importante del conocimiento de estas relaciones de compatibilidad, se presenta los resultados obtenidos por Cano y Galdstone (1992), que posibilitan aplicar extractos acuosos de Nim sin afectar las liberaciones de Trichogramma sp. en el control de Heliothis sp. y Diaphania sp. en el cultivo del melón.

 
Derechos Reservados a Clades © ® 2003 / 2004.
Desarrollo por: Marco A. Martínez Farias