PRODUCCION CAMPESINA ORGANICA Y ACCESO A MERCADOS: Desafíos Fundamentales

Andrés Yurjevic, Ph.D.

Volver a revistas

La producción orgánica campesina orientada al mercado tiene que estar sustentada en tres ejes dinámicos:

a) El eje empresarial que permite captar los beneficios de nichos de mercados plenamente identificados.
b) El eje institucional que legisla, incentiva, apoya y permite sumar ofertas campesinas y,
c) El eje tecnológico que hace posible el manejo del predio y la cuenca o micro-región con un enfoque agroecológico, lo cual tiene que estar respaldado por un paquete tecnológico y por una investigación seria y sistemática.

Estas ideas han sido expresadas en el gráfico "Producción campesina (sustentable y orgánica) y acceso al mercado", las cuales no pueden ser consideradas como una sub-valoración de la seguridad alimentaria y nacional en el área andina y Centroamérica, considerando la precariedad que en materia de subsistencia afecta al grueso de la población. A modo de ejemplo se puede observar el gráfico sobre "Indicadores de seguridad alimentaria en Centroamérica"




El eje empresarial requiere de Empresarios Rurales Campesinos (ERCs), que organizan sus procesos productivos y actividades económicas para una demanda específica y garantizada.

Este empresario normalmente, en el caso campesino, tomará la forma de una Organización de Pequeños Productores Orgánicos provista de la personalidad jurídica correspondiente.

La eficiencia de este empresario se construye sumando las eficiencias de los líderes y dirigentes de la Organización y de sus asociados. La forma específica que tome la Organización dependerá de la legislación de cada país, pudiendo ser una Cooperativa, un Comité o una Asociación de productores.

Lo importante es que la Organización comprenda lo que significa actuar con eficiencia y tener capacidad competitiva. Ambas aptitudes son imposibles si no se tiene acceso a información oportuna sobre qué productos tienen demanda, a qué precios se venden y cuáles son las exigencias para ingresar a un mercado externo.

Cada tipo de mercado tiene sus características propias, razón por la cual no es igual operar en el mercado internacional, nacional o local. Más aún considerando que se trata de mercados emergentes, altamente regulados, donde la competencia es limitada y permanentemente manipulada por parte de la demanda. En el cuadro "Mercados de Productos orgánicos y actores relevantes" se identifican quienes juegan un rol determinante en cada mercado.

La competitividad de la producción orgánica resulta de múltiples factores, ninguno de los cuales por sí solo la garantiza. Sin embargo, podemos decir que es la fortaleza empresarial y la capacidad de gestión lo que más influye en los niveles de productividad y en la estructura de costos del negocio orgánico. Estos elementos sumados junto con los posibles sobreprecios de los productos explican parte importante de la rentabilidad que logre esta actividad. En los gráficos " Productores, sistemas productivos, productos y mercados en perspectiva", "Ingresos y mercados orgánicos" y " Nichos de mercado" se resaltan estas ideas.





El eje institucional lo configuran la Organización Campesina, las instituciones facilitadoras que apoyan a esta organización y las políticas e incentivos públicos a la producción orgánica.

La Organización es la que negocia los volúmenes de productos a ser exportados o vendidos en el mercado interno, ayuda a agregar las ofertas de los pequeños productores cuidando de mantener la calidad y exigencias establecidas, maneja cuentas bancaria, facturas y lleva la contabilidad de los procesos comerciales.

Las instituciones que apoyan a la Organización son de carácter diverso, tanto en términos de especialidad como de naturaleza jurídica. Al menos hay tres que son fundamentales:

a) Las que otorgan crédito en condiciones favorables para los campesinos. Es necesario que los campesinos accedan a mercados financieros formales porque normalmente operan a un costo menor que los de tipo informal. Sin embargo, las exigencias de garantías constituyen una valla nada simple de resolver.,

b) Las instituciones que proveen asesoría técnica que pueden ser empresas privadas u ONGs que operan en sistemas de terciarización o con recursos que les han sido donados por la cooperación internacional. Lo importante es que la Organización pueda escoger a la institución que les otorgará el asesoramiento técnico y

c) Las instituciones de certificación nacionales, las cuales operan en vínculo con empresas reconocidas en Europa, USA o Japón.

La certificación internacional se rige por normas establecidas, las que no siempre tienen un reconocimiento universal ni un sistema claro y competitivo para establecer aranceles.

También se observa que las empresas certificadoras extranjeras están siendo utilizadas para proteger productos europeos específicos de la competencia del sur. Así por ejemplo, se sabe que la empresa alemana con mayor reconocimiento en el mercado de carnes orgánicos ha puesto dificultades para certificar carne de cordero orgánico en América Latina.

Las instituciones públicas afectan estructuralmente la viabilidad del negocio orgánico, al menos, en dos formas: primero, a través de las políticas de incentivo como es la creación de una legislación adecuada y, segundo, a través de políticas económicas que no castigue a la actividad silvoagropecuaria, especialmente con monedas locales sobrevaluadas, porque deprimen las exportaciones.

La autoridad pública se ha demorado mucho en comprender que los campesinos necesitan de instituciones públicas que les ayuden a aprovechar nichos de mercado, ya que se trata de un proceso minucioso que obliga a estudiar en cada mercado las oportunidades reales existentes para cada producto orgánico natural o procesado.

Tampoco ha comprendido que existe una población nacional potencialmente consumidora de estos bienes, que necesita ser educada. Al respecto cabe hacer notar que la publicidad debe enfatizar aspectos que respondan a los intereses de la población urbana. Por ejemplo, la protección ambiental, la salud humana, los servicios ecológicos que puede generar el medio rural, y el logro de la paz social en las zonas rurales empobrecidas, entre otros.

En general se puede decir que la autoridad pareciera ver que hay una competencia entre el mercado nacional e internacional, en un momento en que las exportaciones es lo único que merece ser promovido, lo que constituye un grave error que habría que enmendar.

Si los gobiernos no cuentan con recursos propios para realizar su labor, su deber sería buscar financiamientos externos disponibles para transformaciones productivas de carácter ecológico.

La agricultura orgánica no debería ser interpretada como una respuesta campesina a la globalización. Esta visión puede reducirla a una práctica para el autoconsumo o para un mercado propio de un modelo autárquico.

Más bien debe mirarse como una expresión de la voluntad de los pequeños productores de crear riqueza sobre la base de nuevas y mejores capacidades que ayudan al cuidado ambiental, al logro de la seguridad alimentaria junto a la búsqueda de una legítima rentabilidad.

El eje tecnológico lo constituye una secuencia de fases que comienza con la capacidad de los pequeños productores de manejar agroecológicamente sus predios; continúa con la existencia de una oferta de insumos aceptados por la normativa orgánica y concluye con un programa de investigación que genere respuestas a una agricultura intensiva en conocimiento. Estos programas deben respetar las condiciones de los ecosistemas locales, aprovechar el conocimiento campesino; hacer un manejo integrado de recursos naturales y, potenciar la agrobiodiversidad.

La producción "orgánica por defecto" es una solución pobre para los pobres que no pueden ecológicamente sostenerse en el tiempo y que es incapaz de responder a las exigencias crecientes del mercado. Basta mirar el cuadro "Agricultura orgánica versus convencional en Suiza" para ver la complejidad de mantener los balances entre rentabilidad y productividad en condiciones de permanentes innovaciones tecnológicas.

La producción orgánica debe ser el fruto de una agricultura sustentable que utilice un enfoque ecosistémico de manejo de recursos naturales como una estrategia para la gestión integrada de tierras, extensiones de aguas y recursos vivos, en base a la aplicación de metodologías. Este enfoque, propuesto por FAO, considera a los seres humanos con su diversidad cultural como un componente integral de muchos ecosistemas y plantea la necesidad de la participación activa de la sociedad, la descentralización en la gestión ambiental con objetivos de corto y largo plazo, la interacción entre ecosistemas, la distribución de los beneficios generados, la conservación de la estructura y funcionamiento de ecosistemas cambiantes sin traspasar la capacidad de carga, la conservación y utilización de la diversidad biológica, los conocimientos y prácticas de las comunidades indígenas y locales, así como considerarse los conocimientos que entregan diversas disciplinas científicas pertinentes.

Lo señalado no es fácil lograrlo, ya que la experiencia muestra que para los campesinos regenerar recursos naturales a nivel de micro-cuenca tiene un costo alternativo muy alto. Lo mencionado hace pensar que el ordenamiento territorial y la conservación y regeneración de recursos naturales debe ser una tarea incentivada con fondos públicos, mientras que gradualmente los recursos naturales productivos prediales deben ser financiados por los productores, si sus actividades resultan rentables.

La agroecología ha permitido que surja un vector de agricultura empresarial orgánica, uno de agricultura campesina orgánica y otro de agricultura campesina sustentable. Estos vectores han ido evolucionando sobre la base de aprendizajes, innovaciones tecnológicas y recuperación de conocimiento campesino. Pareciera que entre ellos no existe la dinámica perversa que ha se ha observado entre el vector de la revolución verde y el de la agricultura campesina, donde el primero ha intentado eliminar al segundo. En el gráfico "Vectores tecnológicos para una agricultura sustentable" se muestra el mapa tecnológico que se ha ido configurando, considerándose no sólo los recursos de capital y trabajo sino también el consumo de energía ambiental y la capacidad de reciclaje de cada forma de hacer agricultura.

Lo señalado ha sido fruto de identificar los temas de investigación agrícola para campesinos con recursos pobres, a partir de precisar las demandas tecnológicas que plantea el manejo tecnológico agroecológico, tal como se explica en el cuadro "Desafíos del vector tecnológico-agroecológico"



El éxito de la transformación productiva orgánica exige que el gobierno utilice todos los mecanismos, incentivos y políticas que estén a su alcance, algunos de los cuales se detallan a continuación:

Facilitar el acceso a una amplia diversidad de mercado, evitando tener un sesgo hacia la producción orgánica de exportación

Asegurar la existencia de las normas legales necesarias, abandonando la mirada de agricultura sustentable por defecto

Realizar estudios d mercado para identificar nichos específicos para los pequeños productores

Buscar fórmulas adecuadas alternativas a los actuales sistemas de certificación que no impliquen costos para los productores, al menos cuando operan en los mercados nacionales y locales. Por ejemplo ayudar a que instituciones sin fines de lucro puedan certificar

Campañas de educación a los consumidores, entendiendo que existen grupos con motivaciones diferentes

Integrar la negociación de cuotas de producción orgánica en los acuerdos comerciales internacionales

Precisar formas específicas en las cuales los municipios puedan apoyar a los productores orgánicos a comercializar sus productos

Buscar mecanismos de compensación para atenuar los castigos que la política macroeconómica imponga sobre la agricultura

Aislar zonas geográficas orgánicas, fomentando su imagen en la sociedad nacional e internacional

Vincular la producción orgánica y la agricultura sustentable con servicios ambientales específicos que beneficien a la población urbana

En el cuadro siguiente se presentan en forma sintética algunos de los principales obstáculos que deben superarse para que los campesinos puedan abordar con éxito los mercados orgánicos







Volver a revistas

Gráfico - VECTORES TECNOLÓGICOS PARA UNA AGRICULTURA SUSTENTABLE

Gráfico - Desafíos del Vector Tecnológico-Agroecológico

 
Derechos Reservados a Clades © ® 2003 / 2004.
Desarrollo por: Marco A. Martínez Farias